Mohamed VI y la inmigración ilegal: recurso habitual de la diplomacia de Marruecos

Ahmed ZainECS. Madrid. | Para cambiar la posición de la Unión Europea sobre el Sáhara Occidental o pedir dinero a España, Rabat ha abierto frentes con varios países del bloque comunitario. Mohamed VI juega la carta de amenaza y chantaje migratorio. Falto de toda estrategia al no haber alguna para validar su violación del derecho internacional en el Sáhara Occidental, acude a los métodos más abyectos que usó Erdogan, el presidente turco, durante la crisis migratoria de 2015 con los refugiados sirios. Hace justo un año, fueron más de 10.000, la mayoría menores, los que saltaron al agua desde la costa de la pequeña ciudad marroquí de Fnideq, en el extremo norte de Marruecos, para evitar nadar y poner en riesgo su vida, bordearon los espigones de Ceuta, principal enclave español en suelo norteafricano. En cuestión de minutos, las fotos se hicieron portada en los medios occidentales, incluido aquella, sobrecogedora, en la que un agente de la Guardia Civil rescata un bebé ahogándose.

Mohamed VI y la inmigración ilegal: recurso habitual de la diplomacia de Marruecos
A %d blogueros les gusta esto: